Remedios naturales para quitar la gripe

La gripe es una de las enfermedades más comunes que afectan a los personas año tras año. Se caracteriza por un estado febril sumamente contagioso que se agrava según la el las defensas de cada persona (el sistema inmunológico). Existen varios tipos de gripe con complicaciones variadas y un tanto diferentes, sus síntomas comunes incluyen: dolor de cabeza, ojos y oídos; junto con lagrimeo, irritación de la garganta debido a la flema acumulada, y secreción de mucosa a través de la nariz. En los casos más extremos también se pueden presentar vómitos, diarrea y estreñimiento.

Ante un cuadro gripal, siempre es recomendable asistir a un médico cuando observamos síntomas extremos tales como: temperaturas altas o deshidratación. Sin embargo, la mayoría de los casos de gripe pueden ser tratados desde casas sin ningún inconveniente. Por este motivo, te presentamos dos remedios caseros que han demostrado ser efectivos cuando queremos tratar una pequeña gripe.

Caldo de pollo

caldo de pollo para la gripa

Uno de los remedios caseros contra la gripe de tradición milenaria. Un buen caldo de pollo aporta una gran cantidad de hierro y zinc que favorece la reducción del cuadro sintomatológico que presenta la gripe. Para esto es indispensable utilizar las patas del animal o partes con gran cantidad de carne.C

Adicionalmente, las propiedades de la sopa que ayudan a humedecer las membranas mucosas reduciendo la irritación de la garganta. Funciona también como un ligero antiséptico y con funciones anti- inflamatorias, un extra importante es lo fácil que es preparar una sopa como esta. Solo necesitamos cebollas, zanahorias, puerro, apio, laurel, perejil y por supuesto, nuestras piezas de pollo, específicamente patas y carne cortada en trozos, Sencillo ¿no?

Miel de abeja y jengibre

miel de abeja y jengibre

La miel de abejas es un gran aditamento en la lucha contra la gripe. La miel ayuda a mejorar rápidamente el estado de salud del paciente gracias a sus grandes propiedades anti-microbianas y anti-oxidantes. La miel también ayuda a reducir considerablemente el dolor de garganta pues alivia las membranas irritadas; es muy efectiva para reducir la sensación de picor en la garganta y la tos que ésta produce. Con tres o cuatro cucharadas al día notaremos rápidamente una gran mejora.

Otro remedio natural proveniente de la naturaleza es el jengibre. Una de las afecciones más molestas causada por la gripe es la obstrucción del sistema respiratorio debido a la gran cantidad de mucosa secretada como defensa ante la infección. El jengibre posee potente propiedades antisépticas y antibacterianas, además de una acción analgésica potente. Para obtener un remedio muy efectivo necesitamos cocinar un poco de jengibre y mezclarlo con limón y un poco de miel para comenzar con el proceso de curación de la gripe o resfriado común.

Los remedios caseros para tratar la gripe son sumamente efectivos. Además de los remedios antes mencionados tenemos otros remedios caseros un poco menos potentes como: ingerir jugos cítricos, inhalar el vapor de eucalipto para liberar las vías respiratorias y el siempre efectivo descanso. Es importante destacar que si se presentan síntomas excesivos, es imperativo acudir a un médico.

Los récipes médicos por lo general se enfocan en detener la propagación de la infección en nuestra comunidad, de esta manera se puede evitar una pequeña epidemia de gripe que pueda extenderse a otras poblaciones. Es por esto que los tratamientos se basan en el consumo de analgésicos y descanso prolongado, si los síntomas se agravan o no disminuyen con remedios caseros, lo mejor es tener una visita al médico de su preferencia para idear un tratamiento acorde a las necesidades del paciente. Hay que tener especial atención con los adultos mayores y con los niños menores de 5 años.