Propiedades beneficiosas de la remolacha roja

La remolacha es una planta originaria de la zona del Mediterráneo. Esta planta se caracteriza por su sabor dulzón debido a su contenido en azúcar, en concreto, la sacarosa. Existen diversas variedades entre las que destacan dos: la remolacha blanca, la cual se suele emplear para la producción de azúcar –ya que este azúcar es más asimilable que el de la caña de azúcar- y la alimentación animal, y la remolacha roja, la cual se suele consumir como alimento del tipo hortaliza. De la remolacha se puede consumir tanto las hojas, cuyo sabor es similar a la espinaca, como su raíz, que es lo que propiamente se conoce como remolacha. La remolacha se puede ingerir cruda –es como mejor conserva sus propiedades-, hervida, asada o en conserva, siendo su uso más común como ingrediente de ensaladas.
Nos vamos a centrar en conocer las propiedades beneficiosas de la remolacha roja:
  • Anticancerígeno: esta propiedad de la remolacha le viene dado que es rica en flavonoides, principalmente la betanina que es el pigmento rojo y la que le otorga ese color tan característico. Está demostrado que aquellos que consumen remolacha previenen la aparición de tumores cancerígenos o les ayuda a frenar el crecimiento de éstos.
  • Antienvejecimiento: el consumo de remolacha puede retrasar los signos de la edad y ayudar a preservar un estado joven del organismo durante más tiempo gracias al alto contenido en esta planta de ácido fólico –de hecho esta planta es una de las que más tiene-. En específico, el ácido fólico ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares  y a mantener en buen estado las uñas, el cabello y la piel.
  • Dieta: la remolacha se presenta como un buen aliado para aquellas personas que están sometidas a dieta por diversos motivos: por un lado, su riqueza en fibras ayuda a vaciar el intestino y prevenir estreñimiento –una de las consecuencias de empezar una dieta-, además, la fibra produce sensación de saciedad, por lo que se restringe la ingesta de otros alimentos más calóricos –no obstante, hay que moderarse en el consumo de la remolacha-. Por otro lado, al incrementar los jugos gástricos hace más fácil la digestión. Por otro lado, es muy favorece la eliminación de líquidos, lo cual es muy útil para aquellos que padecen obesidad, quieren bajar de peso o tienen retención de líquidos, y además ayuda a depurar el organismo y a eliminar toxinas.
  • Mineralizante: la remolacha otorga al organismo numerosos minerales necesarios para su correcta función. Así, esta planta es rica en hierro -lo cual la hace ideal para personas que padecen anemia o alguna afección en la sangre y mujeres embarazadas o en estado menstrual-, yodo –un mineral presente en la glándula tiroides que ayuda a regular el metabolismo-, y potasio y sodio –ambos minerales son necesarios para generar y transmitir los impulsos nerviosos y la actividad muscular, y también son necesarios para mantener un correcto equilibrio de agua en las células-. En menores cantidades, la remolacha también aporta fósforo –necesario para el buen rendimiento cerebral-, magnesio –ayuda a regular el sueño- y calcio –para fortalecer el sistema óseo-.
  • Vitamínico: en la remolacha destaca el contenido en folatos, los cuales intervienen en la producción de glóbulos rojos – por lo que participa en la síntesis de material genético- y blancos -por lo que ayuda a reforzar y estimular el sistema inmune-. También presenta un alto contenido en vitaminas del grupo B, siendo las más destacadas la vitamina B2 o riboflavina –participa en la producción de los glóbulos y en la producción de energía, además ayuda al mantenimiento de los tejidos, especialmente el de las mucosas-, la vitamina B3 o niacina –necesaria para el correcto estado y funcionamiento del sistema digestivo, un buen mantenimiento de la piel y el sistema nervioso y además ayuda a convertir los alimentos en energía- y la vitamina B6 –la cual es necesaria para el correcto funcionamiento del sistema inmune y además participa en el metabolismo de las células-.