¿Por qué la herbolaria?

Antes de la llegada de la industria farmacéutica y de que se pudieran sintetizar sustancias como se hace hoy en día, la medicina estaba ligada directamente a la fitoterapia, conocida popularmente como herbolaria. Es decir, la medicina curativa y preventiva basada en remedios con plantas.

Sin embargo, mucho de esto cambió con el boom de la era industrial, la introducción de cadenas de manufactura, el desarrollo de la industria química capaz de sintetizar los componentes activos de la planta, y finalmente, una intensa campaña mediática. Hoy en día una persona prefiere ir a la farmacia y tomar pastillas, que acudir a una tienda de homeopatía y buscar remedios naturales.
 
Pero no todo está perdido. Desde hace varios años existe una tendencia que busca regresar a los remedios naturales la cual ha crecido rápidamente. Incluso la misma industria farmacéutica ha buscado entrar a este ramo a través de la oferta de productos “naturales” los cuales son procesados de una forma más tradicional.
A todo esto surge una pregunta ¿Por qué es mejor la medicina basada en hierbas y plantas?
 
Existen diversos beneficios que hacen de la  fitoterapia una rama seria y con mucho potencial para los próximos años en los cuales la industria médica crecerá rápidamente:
  • Menores efectos secundarios. Aunque sería como generalizar, existen muchos casos en los que los tratamientos con este tipo de medicina pueden provocar menos efectos secundarios que los fármacos. Esto es especialmente cierto en usos prolongados, siendo que la mayoría de los fármacos naturales no generan repercusiones después de dejar de consumirlas.
  • Tratamientos alternativos. Uno de los principales retos de la medicina actual es la insensibilidad que provocan los fármacos, es decir, que el cuerpo deja de responder a tratamientos artificiales. La medicina alternativa ofrece una solución la cual tiene altas tasas de respuesta.
  • Más económica e incluso sostenible de forma doméstica. Mucha de la fitoterapia gira en torno a plantas domésticas y hierbas de fácil cultivo, por lo que su precio tiende a ser menor y es incluso factible cultivar estas plantas en nuestros propios hogares.

 

Los retos de la medicina y la herbolaria

Sin embargo no todo es color de rosa. A pesar de que hay cada vez una mayor aceptación en esta rama de la medicina, aún existen muchos retos que deberá de superar esta rama para poder garantizar que es viable para todo el  público. Sus principales retos son:
  • Estandarización. Uno de los principales problemas de la medicina basada en plantas es la falta de estandarización: se desconocen los componentes activos de la planta, se atribuyen propiedades que no corresponden, y en el peor de los casos se crean mitos sobre propiedades milagrosas. Esto último tiende a basarse mucho en una crítica de la medicina occidental, asegurando que esta ha ocultado los verdaderos remedios para enfermedades.
  • Calidad. La calidad de los productos herbales está directamente ligada a las condiciones de cultivo: calidad del suelo, riego, clima, etcétera. La eficacia de estos productos dependerá en gran medida de cómo se realice el cultivo y por ende existe una gran necesidad de poder garantizar la calidad de estos productos.
  • Seguridad. Como mencionábamos anteriormente, en este ámbito existe aún mucho misticismo el cual repercute en el uso y modo que se les da a las plantas. El consumo sin supervisión junto con la desinformación podría provocar dosificaciones nocivas e incluso letales.